Armada Española

Actividades

EUNAVFOR (Operación Atalanta) .- BAA 'CASTILLA' (L-52) - Vida a bordo - Actividades - Armada Española - Ministerio de Defensa - Gobierno de España

Icono de twitter Icono de RSS
miércoles, 17 octubre 2018 - documento de las 13:20:23
CONTENIDO PRINCIPAL DE LA PÁGINA

Vida a bordo Actividades

EUNAVFOR (Operación Atalanta) .- BAA 'CASTILLA' (L-52)

viernes, 28 de septiembre de 2018

Vida a bordo, 28 de septiembre de 2018

¿Cómo es el día a día en vuelo?

Sin duda es de lo más entretenido. Desde primera hora de la mañana el personal de vuelo, una veintena de profesionales sin contar el personal propio de la Unidad Aérea Embarcada, trabaja con tesón de manera que todo esté en las mejores condiciones para operar con los helicópteros.

El mayor peligro para los helicópteros son los pequeños objetos que pueden ser absorbidos o proyectados por las corrientes de aire generadas en las turbinas y las palas al girar. Por esto mismo lo primero que se hace, antes incluso de sacar el helicóptero de su hangar, es comprobar que no hay ningún objeto de este tipo en la cubierta de vuelo y alrededores, retirándolo si lo hubiese.

Lo siguiente es sacar el helicóptero del hangar y prepararlo para el despegue. En este punto es importante que el barco no realice movimientos bruscos, por lo que el personal de puente juega un papel importante. Una vez en el spot y pasadas las comprobaciones correspondientes, embarcan los pilotos y la dotación del helicóptero, arrancan, embragan y listos para cubierta verde y al aire.

En todo momento se encuentra un equipo de 11 miembros de la dotación adiestrados y preparados para atender cualquier emergencia que se pueda producir durante las operaciones de vuelo, desde un pequeño incendio hasta un impacto del helicóptero contra la cubierta en una toma de emergencia, pudiendo llegar a extraer al personal atrapado utilizando las herramientas específicas de que disponen, capaces de cortar y separar la chapa como si fuese mantequilla.

Antes de que el helicóptero regrese se debe volver a comprobar la cubierta siendo igual de minuciosos ya que, entre la salida y regreso del helicóptero, el resto del buque continua con su día a día con el consiguiente peligro de que pueda quedar por cubierta olvidado una brocha, un cubo, restos de una reparación, un tornillo olvidado en un mantenimiento… Este tipo de cosas pueden salir despedidas con fuerza y llegar a herir al personal que interviene en el zafarrancho de vuelo.

Por lo general se realizan un par de vuelos al día, siempre con el mismo proceder, con las mismas ganas, el mismo interés y la misma profesionalidad; todo un ejemplo de lo que se puede encontrar a bordo del BAA "Castilla" entre los más de 300 miembros que componen su dotación y fuerza embarcada desde hace ya más de 2 meses.

^ subir Imprimir Documento
ENLACES DE PIE DE PÁGINA
v16.0.0.0.1
    
        

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Más información