Armada Española

Actividades

EUNAVFOR (Operación Atalanta) .- BAM 'Relámpago' (P-43) - Vida a bordo - Actividades - Armada Española - Ministerio de Defensa - Gobierno de España

Icono de twitter Icono de RSS
domingo, 20 enero 2019 - documento de las 06:24:15
CONTENIDO PRINCIPAL DE LA PÁGINA

Vida a bordo Actividades

EUNAVFOR (Operación Atalanta) .- BAM 'Relámpago' (P-43)

viernes, 16 de noviembre de 2018

Vida a bordo, 16 de noviembre de 2018

Muchas cosas han pasado desde la última vez que os escribimos, tenemos novedades importantes que contaros. Hemos estado en la Base Naval de Rota, ultimando los preparativos para empezar el despliegue. Dos nuevas incorporaciones, que nos dan las capacidades definitivas para afrontar la misión con garantías: un helicóptero “Sea Hawk” y un equipo de Infantería de Marina. ¿Qué más se puede pedir?

El SH-60B es un helicóptero multi-propósito con unas excelentes capacidades, que llegó a la Armada por sus cualidades antisubmarinas, pero no decepciona cuando se utiliza en tareas de superficie y escenarios “asimétricos”: en pocas palabras, el terror de los piratas. Sus primos terrestres, los “Black Hawk” se hicieron famosos precisamente en la zona donde vamos desplegados. Pero tanta tecnología no sería nada sin el equipo humano que tiene detrás, la Unidad Aérea Embarcada, o UNAEMB: desde los pilotos y dotaciones de vuelo que los manejan hasta aquellos encargados de hacerle tantas y tantas horas de mantenimiento, o la línea de vuelo, que se encargarán de apoyar los aterrizajes y despegues en nuestra cubierta de vuelo.

Como os decíamos antes, también ha embarcado un Equipo Operativo de Seguridad (EOS), compuesto por once aguerridos infantes de marina, que vienen de lejos, del Tercio Norte, ubicado en Ferrol. El puño ofensivo de la Armada, les llamamos, y no sin razón, pues su labor principal en la misión serán los abordajes a embarcaciones piratas para su detención, llegado el caso. Quizás tan importante y apreciada es su faceta defensiva, ya que aunque parezcamos un barco tan grande e imponente (y bonito, sabemos que lo estáis pensando), nuestra dotación es muy reducida en cantidad, y es ahí donde entran a jugar nuestros bravos infantes de marina. Ya sea en la mar o en puerto, estarán siempre preparados para defendernos de amenazas externas. Ya lo dice su lema: ¡valientes por tierra y por mar!

Pues como os veníamos contando, estas escasas 24 horas en Rota han sido muy ajetreadas, como un día de mudanza. Los unos con multitud de piezas, repuestos y herramientas… algún día os contaremos las horas de trabajo que hay detrás de un vuelo de helicóptero. Hay que ver la de cosas que pueden caber en un hangar, si en un barco se aprovecha cualquier espacio, aquí no iba a ser menos. Cajas por aquí arriba, cilindros de gas por allá abajo, ¡no te olvides de estas herramientas! Y al final, como el maletero el día que sales de vacaciones, cabe todo. ¡Cómo se nota la experiencia de esta gente! Y claro que sí, ¡qué arte tienen también!

Y no nos olvidamos del material del EOS, que han traído desde Ferroliño, y que hábilmente han empacado en sus petates y mochilas, además de una buena colección de armas y munición, que haría las delicias de los amantes de los videojuegos. Es este material, pero sobre todo su destreza al utilizarlo, lo que hace que este equipo nos haga sentirnos más que protegidos.

Llegados a este punto, algún lector avezado se estará preguntando… “¿pero cómo habrán embarcado el helicóptero?”. Pues muy buena pregunta, pero vamos por partes.

Esta mañana, tras formar todos juntos en cubierta para el izado de Bandera, pues no hay mejor forma de empezar el día, nos hemos preparado para salir a la mar. Al largar la última estacha que nos unía a España, hemos dicho adiós a algunos familiares que han venido despedirse. No sólo a los que ahora se han incorporado, sino también a otros tantos de los que vivimos en Canarias y que han vuelto unas horas a su tierra, y ahora se despiden de su novia, sus hermanos o su madre. Ha sido una escala en puerto breve, pero que han sabido exprimir a tope.

Una vez en la mar, toca ponerse a currar. ¡Zafarrancho de vuelo! gritan los altavoces por primera vez en mucho tiempo, una de tantas veces que se oirá. Una vez listos para las operaciones de vuelo, llega nuestro helicóptero, al que llamamos “Toro”, con la máxima expectación, como una estrella del rock. Ya estamos todos.

Y aquí nos vemos, un barco canario, un helicóptero andaluz, y un equipo operativo gallego, comenzando una aventura que nos llevará al otro lado del mundo, recorriendo miles de millas, con toda la ilusión y ganas que puedan existir. ¡Cuántas cosas nos quedan por compartir con todos los que nos quieran acompañar, estamos deseando contároslas todas!

¡Un saludo desde el Relámpago!

Seguimos.

^ subir Imprimir Documento
ENLACES DE PIE DE PÁGINA
v16.0.0.0.1
    
        

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Más información